La importancia de cumplir con las normativas fiscales ayuda al empresario a llevar su negocio de una forma transparente, nos ayudará a evitar sanciones y recargos de la Agencia Tributaria, ya que si conocemos la normativa tributaria y las diferentes figuras tributarias, permite planificar los pagos y optimizar los recursos financieros tanto de particulares como de empresas.

La tasa general del impuesto sobre ventas es del quince por ciento (15%) sobre el valor de la base imponible de las importaciones o de la venta de bienes y servicios sujetos al mismo.

La presentación y pago del Impuesto Sobre Ventas se debe realizar dentro de los primeros diez (10) días calendario del mes siguiente a aquél en que se efectuaron las ventas.

Cuando los responsables formen parte del régimen simplificado a que se refiere el Art. 11-A de la ley de impuesto sobre ventas, con ventas superiores a Sesenta Mil Lempiras (Lps.60,000.00) y hasta Ciento Veinte Mil Lempiras (Lps.120,000.00) anuales, la declaración jurada se hará anualmente y se presentara dentro de los primeros treinta (30) días calendario de mes de enero del año siguiente a aquel en que se efectuaron las ventas.

El régimen simplificado es aquel destinado a pequeños contribuyentes, dispone determinadas características que hacen que la regularización de la situación fiscal resulte más sencilla para estos contribuyentes que para el resto.

¿Cuáles son los requisitos para formar parte del régimen simplificado SAR (Servicio de Administración de Rentas)?

  • Tener un establecimiento comercial.
  • Ventas anuales iguales o inferiores a los 250 mil lempiras.

La no presentación de la declaración estará sujeta a una multa de acuerdo con el nivel de ingresos reportados en el último período fiscal.

Fuente: https://www.tsc.gob.hn/biblioteca/index.php/leyes/14-ley-de-impuesto-sobre-venta